Shigeru Miyamoto, el camino hacia Super Mario Bros. 

Shigeru Miyamoto el padre de Mario Bros

Muchos conocéis el nombre o habéis disfrutado su obra, pero en esta ocasión vamos a realizar un viaje por los hechos que han influenciado al creador de Super Mario Bros en su camino para llegar a ser una leyenda viva en el mundo de los videojuegos. Conozcamos a la persona.

La infancia rural de Miyamoto fue la fuente de inspiración de las aventuras en sus videojuegos

Shigeru Miyamoto nació en 1952 en Sonobe, un pueblo de 16.000 habitantes de la Prefectura de Kyoto, la parte más rural y tradicional de Japón. Su humilde familia no contaba con televisión o radio así que el pequeño Shigeru-chan recorría los alrededores de su pueblo explorando bosques, colinas y cuevas; dando rienda suelta a la imaginación de un niño con ganas de aventura. Debido a que sus padres eran ambos profesores, Miyamoto tuvo una educación estricta y ese mundo de imaginación fue una de sus vías de escape. Frecuentemente plasmaba sus fantasías en dibujos o pequeños relatos, incluso componía canciones y escribía historias, todo lo que le pasaba por la mente. Shigeru ha reconocido en numerosas ocasiones que gracias a esas experiencias se inspiró posteriormente para crear sus videojuegos más famosos, dando especial mención a The Legend of Zelda, una de sus sagas más queridas.

Si queréis dar un paseo virtual por el encantador pueblo de Sonobe, seguid este enlace de Google Street View.

Los estudios de Shigeru Miyamoto en el Colegio Municipal de Artes Industriales de Kanazawa

Con una vocación claramente muy artística, el joven Shigeru decide encaminar sus estudios en el mundo artístico. Su madre le apoya en su vertiente más creativa y lo anima a seguir con sus dibujos, bocetos y composiciones musicales. Con 18 años de edad, en 1970, Shigeru ingresa en el Colegio Municipal de Artes Industriales de Kanazawa, donde emprende su carrera de diseño industrial para finalizarla 5 años más tarde. Una vez graduado, no encuentra un sitio donde desarrollar sus aptitudes profesionales tal y como a él le hubiera gustado: así pues, pasan 2 años hasta que conoce a Nintendo o, más bien, Nintendo lo conoce a él. Poco a poco se fragua un romance, y es que como ahora todos bien sabemos, Nintendo no es sin Shigeru Miyamoto y Shigeru Miyamoto no es sin Nintendo.

Shigeru Miyamoto empieza a trabajar en Nintendo en el 1977

Sede de Nintendo

Nintendo, por aquel entonces dirigida por Hiroshi Yamauchi, se centraba en desarrollar medios de entretenimiento, en su mayor parte no digitales. Debido a que Iijake Miyamoto, padre de Shigeru, era un gran amigo de Hiroshi Yamauchi, éste le pide a Yamauchi que le dé trabajo a su hijo en Nintendo. El entonces director de la compañía acepta y le ofrece un puesto a nuestro protagonista como diseñador de paneles de máquinas recreativas.

Shigeru Miyamoto se implica en su trabajo y no solo se dedica a conceptualizar los paneles frontales, sino que el diseño de los videojuegos llama a las puertas de su curiosidad. A Shigeru se le presenta la oportunidad de dar soporte en la parte creativa en un juego que no triunfó especialmente debido a lo difícil que resulta introducir un nuevo concepto en la vida de la gente. Por suerte, Nintendo no se rindió y Miyamoto fue el encargado de diseñar el siguiente proyecto, Radar Scope, un Space Invaders de perspectiva inclinada. Radar Scope fue lanzado en Japón consiguiendo un moderado éxito, pero fue en a la exportación del videojuego a Estados Unidos donde podemos hablar sin duda de fracaso absoluto. El lanzamiento del juego en occidente tuvo consecuencias desastrosas y dejó a Nintendo en una posición económica delicada.  El intrépido director de la compañía, Yamauchi, entendía que esta industria sería el futuro del entretenimiento y no se rindió, apostó una vez más tanto por los videojuegos como por Shigeru, al que encargó la realización de un nuevo proyecto arcade. Miyamoto se puso manos a la obra convirtiendo en realidad Donkey Kong.

Donkey Kong, el primer súper éxito de Nintendo a manos de MiyamotoDonkey Kong Arcade

Esta vez sí, esta vez Nintendo dio en el clavo. Fruto de la imaginación y el trabajo de Shigeru Miyamoto, Donkey Kong resultó ser un juego adictivo que le gustaba a todo el mundo. Solamente en el primer año de su lanzamiento, en 1982, se fabricaron 60.000 máquinas arcade que llenaron los salones recreativos de Japón y América. Shigeru fue el encargado de realizar nuevas secuelas saliendo así a la luz Donkey Kong Jr y Donkey Kong 3, títulos que siguieron aportando buenos números a la compañía nipona.

En 1983, Nintendo, de la mano de Miyamoto, lanza Mario Bros. En este juego, el anterior protagonista de Donkey Kong, el bajito hombre de bigote y gorra roja, toma el nombre de Mario y junto a su hermano Luigi protagonizan un juego donde deben pelear y acumular puntos saltando encima de tortugas y otros enemigos. Por cierto, podéis jugar a una versión renovada de este juego en el “modo Battle” de Super Mario Bros. 3. El caso es que este juego también dio sus buenos beneficios y esto llevó a Nintendo a crear su primer sistema de entretenimiento casero, la consola Famicom.

Famicom, la primera consola de Nintendo

Famicom

Famicom, como se conoce en Japón a la NES (Nintendo Entertainment System), fue lanzada en 1983 y Shigeru desarrolló algunos videojuegos muy exitosos, como Ice Climbers o Duck Hunt, hasta que, por fin, en 1985 salió a la luz el gran hit que lo convirtiera en una leyenda de los videojuegos: Super Mario Bros.

Espero que estos datos os sirvan para entender un poco mejor que fue lo que llevó al creador de Super Mario a concebir una de las obras que cambió el mundo de los videojuegos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR